(438) 288-2826 Llevando la salud digital a una población en pleno envejecimiento

Un niño experimenta un error de medicación cada 8 minutos

Según el Sistema Nacional de Datos sobre Envenenamientos de los EE.UU, un niño es víctima de un error de medicación cada 8 minutos. Lo peor de todo es que esto no está ocurriendo en los hospitales o farmacias, sino en sus propios hogares.

A veces sucede cuando los padres, cansados y agotados de cuidar a su hijo enfermo, le proporcionan por error una dosis doble o una sobredosis. Errores como éste ocurren cuando se administra una dosis equivocada respecto al peso del niño, o cuando un padre le da una segunda dosis, sin darse cuenta de que su madre ya le había dado una anteriormente. Este tipo de problema se pueden eliminar anotando en un folio de papel las horas y la cantidad de la dosis. A veces, estos papeles pueden perderse fácilmente, así que tal vez sería una buena idea utilizar una aplicación como RxPense, pues ayudará a los padres a realizar un seguimiento correcto. Después de todo, ¡a veces es una cuestión de vida o muerte!

Los Centros de Toxicología han estado tratando de educar a los padres para que tengan más cuidado cuando se trata de dar la medicación a sus hijos. De hecho, algunos errores se han reducido en los últimos años. Por ejemplo, los errores a la hora de administrar medicamentos para la tos y para el resfriado disminuyeron, así como medicamentos para el asma. Los farmacéuticos han incluso quitado ciertos productos de los estantes, pidiendo a los padres que respondan diversas preguntas acerca de su hijo, con el fin de asegurar que el niño reciba los medicamentos adecuados y las dosis correctas.

No obstante, están aumentando algunos errores a la hora de proporcionar medicamentos con receta, sobre todo fármacos cardiovasculares, analgésicos, anticonvulsivos y relajantes musculares. ¡Estos no son medicamentos infantiles comunes! Aún más aterrador es el hecho de que se tratan de medicamentos para adultos con dosis de adultos. Pueden llegar rápidamente a ser letales. Entonces, ¿de dónde están consiguiendo estos medicamentos y cómo?

La respuesta es que no estamos guardando los medicamentos de forma segura y fuera del alcance de nuestros pequeños. Nos olvidamos de lo rápido que nuestras adorables criaturitas pueden llegar a ser. Giras la cabeza por un segundo y ya tienen a su alcance cualquier cosa. ¿Sabías que un niño cualquiera es capaz de alcanzar objetos a una altura de unos 3 metros? Eso es más o menos una encimera o la altura superior de la mesa. Incluso aunque parezcan bajitos, una vez que estos pequeños curiosos se ponen de puntillas, ¡pueden hacer cosas extraordinarias y a la vez muy destructivas!

A medida que envejecemos, somos más propensos a dejar nuestros pastilleros encima de la mesa para que no se nos olvide tomar nuestras pastillas cuando comamos. Entonces su hija viene con su nieto, que quiere probar todas las pastillitas de colores que ve en el pastillero. ¡Pero no se preocupe! ¡Este tipo de accidentes se pueden prevenir!

Aquí le ofrecemos algunos consejos:

  • Guarde los medicamentos en un armario cerrado con llave en todo momento si los pequeños están alrededor
  • Si está acostumbrado a mantener sus cajitas de pastillas en la mesa de la cocina o de noche, recójalas y póngalas todas encima del frigorífico cuando tenga a estos pequeños invitados especiales. Al poner todas las cajitas en un solo lugar (encima del frigorífico) no sólo mantendrá a sus pequeños a salvo, sino que además va a recordar más tarde dónde las puso! Trate de hacer esto tan pronto como sea posible, ya sea antes o en cuanto lleguen. Haga que sus invitados (adultos) también les ayude a acordarse de hacer esto. Al fin y al cabo, ¡es por la seguridad de todos!

Vamos a trabajar juntos para poner fin a las intoxicaciones accidentales en el hogar. ¡Un niño cada 8 minutos es demasiado!

Pin It on Pinterest